Azul y verde en paredes: cuándo, cómo y donde encajarlos en casa

Azul y verde en paredes: cuándo, cómo y donde encajarlos en casa

Frescura, amplitud de tamaño o naturaleza son algunas de las características que se desprenden de los colores verde y azul, según la psicología del color. Tanto uno como otro se pueden aplicar en decoración de interiores, siempre y cuando se tengan en cuenta ciertos aspectos de los que hoy te vamos a hablar.

 

Cuando alguien decide pintar las paredes de cualquier estancia de su casa en blanco o colores básicos nadie le dice nada, pero ¿qué sucede cuando decidimos introducir colores menos vistos como el verde o el azul? ¡Que la gente pone el grito en el cielo!

 

Pero, dime una cosa, ¿a ti te importa lo que digan los demás si de verdad esos colores te gustan? Personalmente, creo que no. Eso sí, hay que tener en cuenta que para pintar las paredes tanto de verde como de azul tienes que tomar ciertas medidas, de manera que el color no te acabe agobiando, especialmente si optas por tonalidades más potentes como las que se han puesto de moda en los últimos tiempos.

 

Psicología del color: azul en paredes

Elegante y frío. Estas son las dos características principales que se asocian al color azul. Sin embargo, dependiendo de la tonalidad del mismo su significado puede variar, siendo un color que transmite calma, profesionalidad y serenidad.

 

Una curiosidad a este respecto es que el color azul se ha venido asociando a lo masculino, especialmente cuando hablamos de niños. Por eso, muchas casas tienen las habitaciones de los hijos varones pintadas de este color.

 

Y, sin embargo, ¿sabías que este color es ideal para relajar a los niños, sin importar el sexo? Eso sí, siempre y cuando hablemos de tonos claros y lo combinemos con otros colores más llamativos, como el verde o el naranja, por ejemplo, que también les animen cuando el objetivo no sea descansar.

 

Psicología del color: verde en paredes

Equilibrado y tranquilizante. ¿Asociarías estas palabras al color verde? Es lo que dice de él la psicología del color, pero, al igual que sucede con el color azul, dependiendo de la tonalidad y del lugar donde se aplique, la influencia que tenga en las personas irá variando.

 

Una curiosidad, ¿sabías que en el feng shui este color se utiliza a la hora de empezar con buen pie buenos proyectos? De ahí que también lo indiquen para cuartos de niños, ya que se asocia a un proyecto de vida que se tiene que seguir desarrollando.

 

Dónde utilizar el color azul

Teniendo en cuenta los datos anteriores, el color azul es bueno para introducirlo en:

  • Cuartos infantiles: tal y como hemos dicho más arriba, pero siempre combinándolo con otros colores más alegres, que bien pueden ser el blanco, pero también el verde o el naranja. Procura que el color sea más bien claro, especialmente si hablamos de niños pequeños. Otra opción sería hacerlo en diferentes tonalidades de azul.
  • En la sala de estar: normalmente suele ser el lugar en el que nos vamos a relajar, así que este color es ideal para ello. Al igual que en el caso anterior, sí que te recomiendo dejar una de las paredes de otro color, como por ejemplo, el blanco o el verde manzana. Tanto en este caso como en el anterior es preferible que sean tonalidades claras, como el agua marina o azul hielo.
  • El despacho: tanto si es el lugar en el que recibes las visitas – en el caso de ser autónomo y trabajar desde casa – ya que transmite tranquilidad y seriedad; pero también es ideal porque nos ayudará a concentrarnos, en caso de que sea, más bien, lugar de estudio. En este caso es preferible decantarte por colores oscuros como el azul marino, el navy o el noche.

 

A la hora de combinar el color azul con otros colores de los muebles de la estancia, el mostaza, los grises claros o algunas variedades de verde pueden ir genial.

 

Dónde utilizar el color verde

El verde es el color de la naturaleza y de la alegría, especialmente cuando utilizamos colores vivos, pero también el del equilibrio o la tranquilidad si hablamos de tonalidades más oscuras o apagadas. Incluso, si hablamos del color verde oscuro, la psicología del color dice que ayuda a concentrarse, de ahí que las pizarras de las escuelas siempre hayan sido de este color.

 

Así las cosas, los mejores lugares para pintar la pared de color verde son:

 

  • Cuarto de niños-adolescentes: que utilizan su cuarto tanto para descansar como para estudiar. La combinación con otros colores, ya sea en la pared o en el mobiliario contribuirá a romper con esa monotonía.
  • Salas de estudio: al igual que el azul representa la seriedad, el verde ayuda a concentrarse, por lo que el despacho de una casa pintada con este verde – no muy oscuro- vendrá genial.
  • Salones con salida al jardín o a un balcón con flores: o de estilo rústico, donde el verde se funde con el resto de elementos de la naturaleza. Estos lugares suelen ser muy luminosos, así que un verde manzana sentará genial. Combínalo con mobiliario u otras paredes de color blanco.

 

En resumen, tanto el color verde como el azul, a diferencia de lo que muchas personas piensan, tiene gran cabina en las paredes de las diferentes estancias de la casa. Seriedad, frescura o tranquilidad son algunas de las sensaciones que transmite, así que...¿por qué no te animas a añadirlo?

Comentarios (0)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Todos los campos son obligatorios.