Decoración relajada: perfecta para cualquier tipo de hogar

Decoración relajada: perfecta para cualquier tipo de hogar

Decoración effortless y decoterapia forman parte de la decoración relajada. Aquella que nos ayuda a reducir el estrés y sentirnos mejor cada vez que estamos rodeados de ella.

 

Siempre he pensado que hay lugares que transmiten calma. Sitios en los que entras y te sientes bien, aunque hayas tenido un mal día. Lugares que te ayudan a reducir la ansiedad y el estrés. Espacios en los que quieres estar y no te importa pasar el tiempo que haga falta, porque invitan a ello.

 

¿Identificas alguno de ellos? Seguro que sí. A mí se me ocurren varios y, de hecho, nos hemos encargado de la decoración de otros tantos. Muchos de ellos son espacios de trabajo donde se requiere este tipo de decoración para que las personas que acuden a ellos se sientan cómodas y se relajen.

 

Centros de salud privados, clínicas dentales, de terapias naturales, despachos de abogados modernos, que huyen del estilo clásico, psicólogos o empresas innovadoras que buscan crear estos espacios para reducir posibles conflictos entre trabajadores y hacer que sus clientes se sientan cómodos cuando les visten, lo que facilita el cierre de muchos negocios, a favor de la empresa.

 

Hablamos del estilo effortless, decoración relajada o decoterapia. 3 términos que unen un mismo tipo de decoración y que no solo es aplicable en negocios, sino que también son numerosas las personas que optan por este estilo en sus hogares.

 

¿Conoces este tipo decoración? ¿Sabes cuáles son sus características? Pues quédate porque tenemos muchos detalles que contarte y estamos seguras de que te va a encantar este estilo para tu hogar.

 

3 conceptos, un mismo objetivo

Partimos de la base de que, en decoración, todo tiene que tener un estilo propio. Así que, en este caso, nos hacemos con el estilo effortless, que viene influido por el término que ya se utilizaba en moda, que forma parte del estilo boho-chic y que se traduce como un estilo en el que no se tiene que notar que se han decorado las cosas de manera intencionada.

 

Esto hace que resulte muy natural y que los elementos de decoración que se utilizan parezcan innatos del lugar. Como si hubieran nacido en él. ¿Esto en qué se traduce? En que se trata de un estilo de decoración muy agradable y natural, por lo que es perfecto para combinarlo con la decorapia.

 

¿De qué trata la decoterapia? Tal y como su nombre indica, es el arte de decorar para que la estancia resulte sumamente agradable, reduzca el estrés y den ganas de quedarse todo el tiempo.

 

Por tanto, hablamos de decoración relajada para englobar los dos términos anteriores y que está pegando muy fuerte y va a seguir haciéndolo, puesto que nos hemos dado cuenta de que no nos importa pasar más tiempo en casa, que nos sentimos cómodos en ella, pero que para sentirnos mejor, tenemos que poner a la decoración de nuestro lado.

 

Características de la decoración relajada

Entre las principales, cabe mencionar las siguientes:

  • Paredes blancas: sabemos que hay colores que resultan más agradables que otros y que, incluso, hay ciertos tonos que, por estridentes que pudiera parecer, está demostrado que relajan. Pero, sin duda, entre todos ellos, el blanco es el que se lleva la palma. Y como las paredes es lo que más hay que pintar en una casa, lo ideal es que optes porque estas sean blancas.
  • Luminosidad: ya sea natural o artificial, pero los espacios tienen que ser luminosos. Las paredes blancas ayudan mucho; orientar los objetos hacia las ventanas también; poner cortinas que dejen pasar la luz o apoyarnos con luz artificial que se pueda regular en función de momento del día, son el complemento perfecto para este tipo de decoración.
  • Menos es más: esta decoración es minimalista, como no podía ser de otra forma, por lo que las paredes apenas tienen revestimientos, los elementos son pocos, pero muy bien elegidos y se intenta dejar espacio vacío al máximo, para que haya mayor libertad de movimiento.
  • Materiales naturales: tanto en los muebles, como en los complementos de hogar. En esta decoración, por ejemplo, todo lo que esté relacionado con la madera natural (clara a ser posible) o el mimbre, siempre triunfan. Por supuesto, y aunque no hay que abusar de ellas, las plantas decorativas también tienen cabida en estas casas, siempre y cuando la o las personas que vivan en ella sepan cuidarlas.
  • Orden: es otra de las claves. Estas casas, para no desequilibrar la calma de las personas que las habitan o las visitan, han de estar siempre ordenadas. Sin duda, no es un estilo especialmente apto para familias con niños pequeños.

 

Por supuesto, está permitido mezclar estilos como el rústico, el vintage y el nórdico, que casan a la perfección en esta filosofía de estilo de decoración.

 

Además, se agradece la introducción de colores más fuertes en puntos concretos de las estancias de la casa y es fácil encontrarnos con muebles que parece que están sueltos, con espejos decorativos de pie sin estar colocados a la pared o una plaid que está estratégicamente colocada en el salón o sobre la cama y que pueden tener el punto de color fuerte que te acabo de comentar.

 

¿Qué me dices? ¿Te gusta este estilo de decoración? Si necesitas que te ayudemos a elegir los muebles o a distribuirlos en tu casa, solo tienes que decírnoslo y te atenderemos encantados.

Comentarios (0)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Todos los campos son obligatorios.